Principal




Cuando un hombre se echa atras, retrocede de verdad. Una mujer solo retrocede para coger carrerilla.


La Directiva
Cuerpo Técnico
Plantilla
Clasificación
Resultados
Historial
La Afición
Las Instalaciones
Galería de fotos


Miss Navarro
Lista Negra


Home Page
Agregar a favoritos
Firma en mi libro de visitas
Chat JM Navarro FS
SMS


No pudo ser.
Navarro Comercial salió derrotado este sábado frente al líder de la clasificación por un contundente 2 - 10. Tal vez el resultado fue demasiado abultado, aunque la superioridad del líder Bad Bull's, fue manifiesta. Navarro Comercial mereció algun gol más, aunque nuca se vio la posibilidad de vencer el partido. Los goles de Navarro Comercial fueron marcados por Felipe y Nacho. En otro orden de cosas hay que destacar el lamentable espectáculo vivido en los vestuarios a la conclusión del partido, cuando una de los jugadores de Navarro Comercial, S.DM.U., lució unos esperpénticos gallumbos, a franjas rojas y amarillas, que provocaron el descojone general.... (GRACIAS POR SER ASIN).
















ULTIMAS NOTICIAS
Al borde del abismo La tercera derrota consecutiva de un pésimo Zaragoza le sitúa a un sólo punto del descenso Fue un suicidio. El Zaragoza salió a La Rosaleda y se tiró de cabeza al abismo de la Liga. Después, en pleno viaje, tomó conciencia de lo que había hecho y se arrepintió. Se puso a bracear como un loco, pero por más que lo intentó en una segunda parte pobre pero honrada, se estampó contra el suelo. Las tripas fuera, el corazón roto y el cerebro en mil pedazos. El equipo de Costa está ya tan confundido que sale a un campo de fútbol y se deja pegar dos tiros en nueve minutos como si tal cosa. Ayer, un Málaga de medio pelo, aprovechó dos raptos de inspiración de Gerardo y Musampa para dar forma a un nicho que el destino se empeña en tener preparado para el Zaragoza. Las desgracias empezaron pronto. Minuto uno: Musampa pone un buen centro en el área –un acto casi impensable en la calle de enfrente– y Gerardo lo empalma a la red de Juanmi, sustituto por lesión sorpresa de Láinez. Minuto 9: El políticamente correcto Musampa se pone morado de sortear rivales en su banda y ejecuta una parábola genial que significa el 2-0. El Zaragoza yace en el suelo. Agoniza. Acaba de quedarse casi sin vida en un partido donde la ponía en juego. Y César se lesiona. Después, lo de siempre. Ochenta minutos de corazón y poco fútbol. Sí, hubo razones para creer en el milagro, para que quien quiera ser optimista pueda decir que se rozó el empate. Pero ahora, cuando ya sólo quedan nueve partidos para el final, las buenas intenciones ya no valen. O se gana o todo da igual. En la primera parte, tras recibir los dos goles, el Zaragoza fue otra vez el equipo de los vicios, el equipo plano que camina directo al desastre. En ataque: pase horizontal, pase horizontal, pase horizontal, balón en banda, mal centro, repliegue. Pase horizontal, balón arriba, segunda jugada, trallazo de Acuña, para Contreras. Nadie se saltó el guión, nadie aportó nada más allá de lo previsible. Resultado obvio: al descanso a cero y con Milosevic cercano al ataque de nervios. Algo pasó en la segunda mitad. Y fue Juanele. Para quien le silbe, para quien piense que el asturiano no debe jugar en el Zaragoza. ¿Qué pasó? Que fue el único futbolista de negro y amarillo capaz de saltarse las reglas, de aparecer igual en una banda que en otra, de pedirle el balón a los centrales para construir fútbol. ¡De hacer algo, por Dios! Se vino a un lado, al otro, por el centro... Y el Zaragoza soñó durante un ratito con que alguien tiraba de sus botas hacia el cielo, con que alguien era capaz de sacar del gris marengo el mundo que ya ha alcanzado a todo el mundo. A su ritmo, con el compás que marcó el asturiano, el equipo aragonés rozó el milagro. El gol de Acuña en el minuto 62 devolvió la esperanza. Pero sólo fue eso. Entonces, el Málaga, que se pegó todo el partido viviendo de una renta que apenas mereció, se asustó un poco. Un poquito. Y entonces, en el último minuto, Juanele envió toda la fe que le queda al zaragocismo al poste. Fue una lástima. Porque aquí, con perdón, huele a muerto. Pero si ese balón hubiese entrado, en vez de regresar a casa con la moral hundida, el Zaragoza se hubiese bañado en autoestima. Maldita suerte. El Zaragoza se quema Tras la jornada del fin de semana, el conjunto aragonés se sitúa a un solo punto del descenso Las llamas del infierno ya han empezado a chamuscar al Real Zaragoza. Tras un fin de semana terrorífico para el conjunto aragonés, con una jornada en la que prácticamente ningún resultado le favoreció, los muchachos que dirige Luis Costa se han situado a un solo punto de la zona de descenso. Una situación ganada a pulso después de que la escuadra zaragocista haya firmado con derrota sus tres últimos enfrentamientos ligueros. Incluso a última hora le salvó de pisar el infierno la victoria del Tenerife en Anoeta, un triunfo que, además, no benefició en absoluto. El presente es negro y el futuro se sigue viendo oscuro, sobre todo tras comprobar que el Zaragoza no sólo está a un punto de las plazas rojas de la tabla, sino que el farolillo rojo de Primera División, el Rayo, se encuentra únicamente a tres puntos. El calendario, para colmo, no ayuda a pensar que el Real Zaragoza logrará la permanencia con sencillez. Bueno, ni con facilidad ni sin ella. El único dato positivo es que le restan cinco partidos en casa (Betis, Valladolid, Athletic, Celta y Barcelona) de los cuales deberá ganar al menos tres, pensar en algún empate lejos de La Romareda (Real Madrid, Las Palmas, Alavés y Villarreal) y rezar para que esta temporada la barrera de la salvación no se sitúe por encima de los 42 ó 43 puntos. ¿Qué hay bueno? Sólo una cosa: a estas alturas, entre los últimos ocho equipos de la clasificación sólo hay cinco puntos de distancia. Es una guerra muy abierta y eso nunca es malo.









¡FELIZ CENTENAAAAAAAAARIO! JA, JA, JA...
El Deportivo da una lección No fue un ‘maracanazo’. Fue el ‘centenariazo’. El Depor hizo historia con una extradordinaria victoria en el Bernabéu que agiganta su vitola de equipo grande en el concierto continental. Supo entender mejor el partido desde el principio, jugó un fútbol de altísima escuela en algunas fases y, cuando tuvo que aguantar, lo hizo con un aplomo y un espíritu encomiable. El baño de la primera parte empezó en el minuto cinco y culminó en el cuarenta y tres. Sergio hizo añicos la zaga blanca después de dibujar un triángulo primoroso con Valerón y Tristán. El Depor había salido con más aplomo, con el temple justo en el ánimo y eso se tradujo en un control absoluto del juego. Mauro lo cortaba todo y luego, Sergio, Valerón y Fran le daban la velocidad justa al balón. Tras el primer rejón, apareció el Madrid habitual. La agitación le llevó a crecerse diez minutos. Fue más una bravuconada que un ejercicio a largo plazo. En ese rato, a Zidane le dio tiempo a rematar al larguero y a ver como Molina le sacaba un balón de gol junto al palo. Enseguida se vio que jugaba un equipo contra un grupo de solistas. En cuanto al Madrid se le escapó el fuelle, volvió a verse dominado de arriba a abajo. Figo abandonó la banda, se metió en el centro y creó un atasco incomprensible. A Zidane se le apagó la luz y en el centro neurálgico, el agujero fue abismal. No se puede comparar el duo Mauro-Sergio con Makele-Helguera por una mera cuestión de respeto a los blancos. Les desnudaron en cada jugada. El Depor fue creciendo y armándose cada vez con más solvencia. La jerarquía de Mauro era imponente y, con él, se fue agigantando todo el equipo. La primera parte estaba siendo un libro abierto de cádetra futbolística. Tanta amplitud en el Depor le vino grande a gente como Pavón, que acabó desconsiéndose y quedando en evidencia. El segundo gol de Tristán no era más que una consecuencia lógica de la soba que estaba recibiendo el Madrid. Al borde del abismo Del Bosque movió ficha en el descanso. Quitó a Pavón, abrumado, y metió a Solari. El argentino, con su aire de agitador, volvió a contagiar al resto. En un cuarto de hora hizo más que muchos. Valerón lanzó al poste y, a partir de ahí, el Madrid decidió que no iba a salir de allí humillado. Abandonó la calidad, el orden y la pausa y tiró de vísceras. Solari arrastró a sus compañeros en busca de una hazaña de locos. Porque era una locura pensar que al Depor se le fueran a ir las costuras. Un arranque de raza del argentino dejó el balón a los pies de Morientes, que aguantó bien para suministrar a Raúl el único gol blanco. Nadie se desmoronó en el Depor. Naybet y César apretaron los dientes y sacaron todo lo que se podía sacar de los rincones del área. Mauro, imperturbable, fue a lo suyo. Le faltó atarse el balón al tobillo. Engordar para morir Al Madrid no le alcanzó con la clase de Zidane, el derroche de Raúl y las ganas de Figo, que no estaba para jugar. Solari hizo yardas y yardas pero nadie acabó de encontrar el camino por el que trenzar una jugada para entrar en el reino de Mauro Silva. Los latigazos del Depor, en el cuarto de hora final, eran vertiginosos. Como no habían tenido que correr trass el balón, Víctor y Sergio tenían los pulmones llenos. Irureta, por si acaso, metió oxígeno. No hizo falta. Su equipo no estaba sufriendo, aunque tampoco disfrutó porque el Madrid se empeñó en caer de pie. El Depor se mantuvo intacto, como si nada. Imperturbable, viendo como el Madrid se atolondraba a veces, se enredaba en la nada fruto de la cruel agonía final.

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com
::: Contacta con el creador de esta página :::
Para ponerte en contacto conmigo
Servicio gratuito de Galeon.com


  ¡¡ARAGÓN TIENE SED!!

JM Navarro FS en contra del PHN. El agua es un bien muy valioso y a nosotros no nos sobra.

   ¡¡TRASVASES NO!!




Web Oficial

Web Oficial

Web Oficial